viernes, 9 de marzo de 2018

Viajando por los Países Bálticos

Puede resultar interesante compartir con los amigos y seguidores del blog la experiencia de mi último viaje a los Países Bálticos (Estonia, Letonia y Lituania)


Vistas de las Playas de Jürmala a pocos kilómetros de Riga 

Para terminar este caluroso verano del 2017, mi hijo Fabio y yo hemos decidido planificar un viaje de 8 días a los Países Bálticos.  Siempre con la filosofía que inspira mi forma de viajar, "ir a mi aire": patear las calles de las ciudades y pequeños pueblos, hablar con la gente, parar en una granja para comer un bocadillo en medio del campo, ver qué crece en esas tierras y al final no gastar mucho dinero.
En primer lugar decir que el uso de Internet a la hora de planificar y seguir los itinerarios de un viaje son, hoy en día, fundamentales para la comodidad y el éxito del mismo. El uso de aplicaciones como "Waze" para circular o "Hostelword" para reservar un hostel en destino te lo ponen mas fácil.
La reserva de vuelo debe hacerse cuanto antes. Nosotros volamos a Riga por 250€ ida y vuelta desde Madrid sacando el billete con dos meses de antelación. El alquiler de un coche tipo Golf lo gestioné con Hertz a través de Rentalcar por 290 € para ocho días sin limite de kilómetros y a todo riesgo. Hertz tiene la oficina en el mismo aeropuerto y tan solo necesitas la tarjeta de crédito para retirar el vehículo y comenzar a circular.
Llegamos por la noche al Hotel Court Knight (25€ por noche dos personas). Este hotel está a 1,5 km del centro de Riga y tiene parking gratuito. Se trata de un edificio corroído por la época comunista  que en su día debía albergar la residencia de una rica familia y que tras la Revolución de Octubre debió ser el hogar de varias familias proletarias. Es un "hotel" sin recepción ni nadie que lo atienda, con lo que nada más llegar no éramos capaces de saber cuál era nuestra habitación. Nos ayudaron dos "clientas fijas" a base de señas y un deficiente ingles, dos mujeres de "cierta edad" con sus dedos manchados de nicotina y que, sin duda, hubieran sido perfectos modelos de burdel para  Toulouse-Lautrec. Una pequeña caja fuerte en el pasillo que se abría con el número de la reserva contenía el sobre con mi nombre y con las llaves de una  habitación sin lujos, limpia, caliente y con  baño.



Al día siguiente un paseo por el centro de Riga con un "freetour" en inglés ya que en septiembre no hay Tours en castellano. Después, una vuelta por el mercado que en septiembre está plagado de puestos repletos de setas de todo tipo aunque predominan los boletus. En el mismo mercado dimos con el "Restaurante Westa" que por su aspecto y precio deduzco que se trata de un reconvertido comedor social de tiempos del comunismo. Comida para dos por 9,20 €  que consistía en dos sopas de verduras, dos raciones de pollo con trigo, una botella de agua y una cerveza. De postre optamos por comprar una cajita de fresas silvestres de un puesto callejero por un euro y medio.


   
Como comentaba, las nuevas tecnologías permiten cambiar la ruta sobre la marcha  en función del tiempo que se prevé. Mi hijo Fabio me advierte que en al norte (Tallin) "dan agua" por lo que nos dirigimos al sur: desayuno camino de Palacio Museo de Rundales, una muestra del poder de la aristocracia de la época (precio 9 €, tiempo para la visita una hora y media).



Después nos dirigimos a Siaulai para visitar el "Cerro de las Cruces" (gratuito). Se trata de una muestra de la devoción cristiana de gentes llegadas de todo el mundo donde se amontonan en un pequeño cerro miles de cruces de todo tipo y tamaño. El lugar merece la pena. 




De camino a Kaunas, se hace hora de comer, y aunque un poco tarde, encontramos el "Hotel-Restaurante Grafo Zubovo". Un hallazgo de los que tanto se agradece en un viaje: dos guapas y jóvenes mujeres  nos atienden en un pequeño y lujoso hotel que tiene un comedor finamente decorado y una excelente cocina: salmón y carne de ternera en guiso típico de la zona y postre (32 euros). Para beber agua, el vino es muy caro en todo el Báltico. 



 
     










Recorremos las orillas del Rio Nemunas hasta llegar a Kaunas, dormimos en un B&B con un abundante desayuno (37€).

Al dia siguiente de Kaunas a Vilna merece la pena un pequeño desvío para visitar la fortaleza de Trakai, un castillo construido en una isla ejemplo de la arquitectura militar del siglo XIV. Paseamos por los alrededores y tomamos un café en las terrazas que lo rodean, el interior de la fortaleza no merece la pena.



Terminada la visita a Trakai nos dirigimos a Vilna (Vilnius), situada a unos 30 Km. Hace una mañana muy agradable que invita a tomar una cerveza en una de las numerosas terrazas del centro mientras vemos pasar la ingente cantidad de participantes en un famoso maratón de la ciudad. Este acontecimiento nos ha dificultado encontrar alojamiento mas asequible, hotel tipo NH (47€). Se trata de una ciudad con numerosos monumentos, y una zona céntrica comercial con las mejores marcas y locales de lujo en las calles aledañas a la plaza de la catedral. El casco antiguo está muy bien conservado y podemos encontrar numerosos locales dedicados a artesanos y artistas.


Barrio Judío de Vilnius

Al día siguiente nos dirigimos  al Parque Nacional de Aukstaitija. A medio camino y buscando un lugar donde tomar un café, encontramos a unos 100 Km de Vilnius el pueblo de Utena con otra agradable sorpresa: el Café "Vanilinis Dangus" con excelente desayuno artesano y regentado por una agradable y simpática mujer, "Jivile Mateikaite" con la que mantenemos una conversación en un aceptable castellano. Jivile nos comenta que ha aprendido "sola" escuchando películas en español y la ayuda de un amigo que estuvo viviendo un tiempo en Barcelona.
Tras recorrer unos 45 km al sur llegamos al Parque Nacional de Aukstaitija, lo forman inmensos bosques de pináceas de distintas especies y abundantes zonas húmedas y lagos, una zona ideal para hacer senderismo, piragua o andar en bici. Comida en  Restaurante "Romnesa" en Strigailiskis, cerdo con guiso típico de la zona, cerveza y postre, alrededor de los 20 €.
Vista del Parque Nacional de Aukstaitija 

Nuestra próxima parada es la pequeña ciudad Letona de Daugaupils de unos 90.000 habitantes. Un paseo al atardecer refleja la melancolía que invade esas tierras a partir del otoño. Dormimos en el Hotel "Biplan" en una habitación de dos camas, con buen desayuno y aparcamiento 32€, recomendable.
Tras un copioso desayuno-buffet tomamos rumbo a Tallin, hoy nos espera un dia de viaje ya que debemos recorrer  620 Km. Paramos en varias ocasiones: pueblos pequeños, granjas agrícolas y ganaderas, campos en los que predomina el cultivo de cereales, forraje y cercados ganaderos con interminables bosques de abetos y otros tipos de pinos para explotación maderera. ¡Atención a las cámaras de control de velocidad!, limite de 50 Km. Al pasar por las poblaciones, hay cámaras en cada uno de los pueblos que se atraviesa.
A la hora de comer habíamos llegado a "Parnu" conocida como "la capital del verano", una larga playa de fina y blanca arena acoge a veraneantes de países vecinos y nacionales, paseo por el casco antiguo con calles peatonales y numerosos restaurantes.


Pintadas (graffitis) en una pared del casco peatonal de Parnu

Continuamos nuestro viaje a Tallin, capital de Estonia y según cuentan una de las ciudades mas bonitas del mundo. A través de Hostlword hemos encontrado alojamiento en Hostel Euphorya, muy céntrico, parking incluido, poco frecuentado en esta época del año. Solo dos personas más comparten la habitación de 10 camas. una sala de estar repleta de instrumentos musicales y con actividad artistica casi de diario. La habitación compartida y parking 11€ por persona.


Sala de estar en el Hostel Euphorya de Tallin

La visita guiada tipo "freetour" es muy aconsejable para después disfrutarla con tranquilos paseos alrededor de la típica muralla medieval que en grandes tramos esta muy bien conservada. Mientras desayunamos en uno de los numerosos cafés del centro se puede apreciar la actividad comercial, financiera y administrativa que invade esta ciudad y que parece haber despertado a una nueva vida después de la etapa soviética. Cuando dos grandes cruceros acaban de "vomitar" miles de pasajeros en las calles de Tallin salimos de vuelta a Riga que será nuestro último destino antes de regresar a casa.


Vista general de Tallín

De vuelta a Riga la carretera discurre junto a las playas del Golfo y aprovechamos la ocasión para disfrutar una vez mas de un paseo por sus inmensas y desiertas playas blancas.
Tras dejar el equipaje en el hotel nos hemos dado un paseo por "Alberta iela" que concentra el mayor número de edificios "Art Nouveau" de esta ciudad en la que se contabilizan mas de 700.

Edificio Art nouveau de Alberta ilea en Riga

Finalmente una cena en  "La riviera" uno de los numerosos restaurantes que pueblan este barrio.

NOTA: Al llegar a España nos hemos encontrado con un "saludo" del departamento de tráfico de Estonia, una multa por exceso de velocidad: "circular a 64 Km/h. cuando el límite era de 50" (Sanción de 38€ con gestión incluida de la multa). Ahora se entiende porque cuando alquilas un coche retienen 500€ de la tarjeta hasta pasados unos días.

jueves, 28 de septiembre de 2017

"Gracias a la vida"

En la parte final de mi anterior "entrada" anunciaba un recital en Maella para recaudar fondos con destino a mi próximo proyecto en África. Tal y como estaba anunciado el día 6 de Agosto se llevo a cabo dicho recital. Una vez más mis paisanos, vecinos y amigos de Maella respondieron a mi llamada y acudieron a mi recital llenando las 240 butacas del Teatro-Cine Goya, desde aquí quiero pedir disculpas a las más de 80 amigos que se quedaron sin poder entrar en la sala por problemas de aforo. Hay que dejar claro que este reciento era el lugar ideal para dicho recital, en ningún otro escenario hubiera podido expresar mi música, mi poesía y mis sentimientos como sonaron esa tarde en esta sala. 


  
Fue para mi un recital inolvidable, tras más de tres meses sin poder cantar por una problema de garganta, volví a encontrarme bien en el escenario y pude expresar todo lo que quería decir.
Quiero agradecer al maestro Ricardo Castro y a mi hijo Fabio su colaboración, sin ellos el recital no hubiera sido lo mismo, tambien a los amigos de Maella que me acompañaron con su presencia y colaboración y al Ayuntamiento, que como siempre me facilitó lo necesario para que todo saliera según lo previsto.



El dinero recaudado en esta ocasión ha sido de 1.090 euros. Desde aquí mi agradecimiento a los que acudieron al recital y a las donaciones de los que, sin haber podido entrar, me hicieron llegar generosamente. A todos ¡GRACIAS!

Tal como comenté ese día el dinero irá destinado a un nuevo proyecto médico que si todo sale bien llevaré a cabo tras recuperarme de una intervención quirúrgica de la que estoy pendiente en este momento y que espero salga bien...
¡Gracias a la vida!

 
(Fotografías cedidas por Roberto Bondia y video por Antonio Tudo)

miércoles, 2 de agosto de 2017

"...Enséñale a pescar"

Como he repetido constantemente, el tiempo transcurrido tras la vuelta de Camerún ha sido una etapa de reflexión y balance. En este tiempo ademas de disfrutar la mi familia y amigos he podido tranquilamente pasearme entre los frutales de Maella, mi pueblo, ver correr el agua del Matarraña o degustar una "sartenada" en mi "mas" de la Val de las Eras con mis amigos y vecinos y entre tanto quitarle a los montes del Cabo de Gata algunos manojos de espárragos silvestres mientras se disfruta de un baño sus playas desiertas.
"Maset del Tio Coles". Paraje:Val de las Eras, Maella (Zaragoza)


Plantación de albaricoques en Val de las Eras, Maella (Zaragoza)

Una vez reposadas las ideas, me siento con entusiasmo para emprender un nuevo proyecto que bien puede ser a Camerún o a otras zonas del mundo. La experiencia acumulada en este último viaje me ha dado razones para preparar un nuevo proyecto de colaboración con un objetivo que a la larga, estoy convencido, tendrá un mayor y más prolongado beneficio sobre las personas atendidas.

En el tiempo que pude trabajar en el Hospital d'Ebomé (Camerún) me llamo la atención el gran número de heridas complicadas que se atendían, bien por la gravedad inicial o bien por el riesgo de infecciones. El nuevo proyecto que he elaborado pretende formar  a "Agentes Sanitarios" en el manejo y tratamiento de heridas complicadas. Como veis no hablo de médicos o enfermeras, hablo precisamente de "Agentes Sanitarios" ya que en África no siempre los sanitarios que atienden a la población son "titulados".
Siguiendo las enseñanzas del proverbio oriental que reza: "No le des un pez, enséñale a pescar"  he preparado un programa de formación cuyo objetivo es valoración y abordaje correcto de heridas complicadas. Se trata de formar sobre el terreno a los sanitarios locales para así continuar la labor una vez que los voluntarios no estemos allí y dotarles a cada uno de un equipo de cirugía menor con instrucciones precisas de desinfección y esterilización.



Como en ocasiones anteriores he organizado un recital benéfico cuya recaudación se destinara a financiar el proyecto expuesto. Me sentiré muy a gusto de estar con mis amigos y vecinos cantando por esta causa en el "Cine Goya" de Maella el próximo 6 de agosto. 
   

martes, 18 de abril de 2017

Cuenta de resultados

A la vuelta de Camerún me he encontrado con sorpresas agradables que ya iré desgranando en el blog mas adelante, pero ahora considero más importante prrimero dar cuenta de los "resultados médicos" obtenidos en este viaje. Han sido muchas las personas que han contribuido a financiar este voluntariado y, como es natural, esperan conocer si se han cumplido los objetivos. Por ello, voy a poner una serie de ejemplos con imágenes que ilustran casos clínicos, algunos de ellos ya expuestos anteriormente. Todos ellos han obtenido el consentimiento para hacer las fotografías y poderlas exponer. Finalmente debo advertir que se muestran imágenes pueden herir la sensibilidad de algún seguidor de este blog.


La niña Sorelle

En una anterior entrada: "Medicina de lo posible" nos quedábamos con el caso de Sorelle que tratamos por una gran herida en el tobillo por accidente, a los pocos días de comenzar el tratamiento, la madre me planteaba la imposibilidad de seguir acudiendo al hospiital por no poder asumir el coste del transporte y el antibiótico necesario... ¡Son las cosas buenas de las "redes"! Unos amigos lo leyeron en Guadalajara (España) y se pusieron en contacto conmigo para asumir los gastos: "Manuel págalo tú y cuando vuelvas nosotros te lo abonaremos".







En este caso se hizo un tratamiento de limpieza quirúrgica y cobertura con antibiótico. Al tratarse de una niña, el cambio es espectacular con solo 13 días de tratamiento. Este era el aspecto:



Gastos totales: 28 Euros (unos 18.000 Francos CFA). Resultados a la vista. ¡Sorelle, mañana al cole!







Pygmeo Bagyeli herido

Como he comentado anteriormente, uno de los objetivos del Hospital d'Ebomé, a través de AMBALA, es la atención de los Pygmeos Bagyeli de forma gratuita.
En este caso se trata de un hombre de 26 años atacado por otro hombre de una etnia vecina, presenta graves heridas en la espalda, muslo y fracturas en el brazo por golpes con un palo. Hubo que convencerlo de la necesidad de ser ingresado en el hospital como medio de tratamiento y de protección. A los dos días de estar ingresado desapareció para volver una semana después con mayores heridas 



Hubo que reponer el yeso de antebrazo que él mismo se había quitado, y presentaba una gran herida en la pierna por "arrancamiento", como muestra la imagen:



Se comienza un tratamiento respetando su deseo de no quedarse en el hospital. Se hacen curas con la suficiente protección como para que pueda desplazarse a su "asentamiento" y se pactan con él las consultas sucesivas. 














Las imágenes muestran la buena evolución...

El día 10 de Marzo y trascurridos 40 días desde que se comenzaron las curas se pudo dar de alta con el aspecto que muestra la siguiente imagen. Finalmente, en este caso, se hicieron los informes pertinentes para la autoridad judicial ya que, al parecer, se trataba de un intento de asesinato.




Una mirada que no cesa… 

Las cosas no son siempre tan alegres como hasta ahora, el caso de Francoise es "La tristeza que te llevas de África", unos ojos de seis años que pasado el tiempo no dejas de preguntarte ¿qué fue de ellos?...

...mi compañero Iñaki y yo hicimos lo que pudimos: le "abrimos" la pierna, le cuidamos las heridas, le mimamos con "chuches" para que no llorara tanto en las "curas eternas" pero, un ser microscópico nos ganaba la batalla diaria... Un ser que no pudimos identificar porque no podíamos cultivar, al final nos venció...


domingo, 12 de marzo de 2017

Cumpleaños a ritmo camerunés

Está claro para los que conocen al autor de este blog que siempre intento investigar sobre la música que me rodea en mis viajes y Camerún, como toda África, da para mucho en ese campo. En Kribi se encuentra música en vivo por todos lados, los mejores restaurantes de la ciudad amenizan sus cenas con música en directo.
El grupo de la imagen es fácil encontrarlo por las calles de Kribi, ofreciendo una música que mezcla ritmos cameruneses, cubanos y jamaicanos. Mención a parte merecen sus instrumentos que a excepción de la guitarra están construidos por ellos mismos: Xilófonos de maderas de Camerún y cajas de resonancia de calabazas y afinación perfecta.




Así pues no me ha sido difícil contactar con mis "colegas músicos", siempre abiertos a la llegada de nuevos ritmos, y comenzar a cantar con ellos canciones conocidas como: "Bésame" "Quizás, quizás, quizás" o "Veinte años"El que un blanco participe en la fiesta suele convertirse en un atractivo más y lo normal es que a los clientes o clientas que les gusta coloquen en la frente, a modo de quien pega un sello, un billete de 500 o 1000 francos (1 o 2 euros al cambio). Si es una mujer la que canta, no hay duda de donde poner el billete (suelen llevar escotes generosos), con lo que al final de la noche, al menos las cervezas salen gratis.


La imagen es de una fiesta en la playa de "La Lobé" junto a las famosas cascadas del rio del mismo nombre... Y justo el 2 de marzo me pilló en Camerún mi cumpleaños y, ¿que mejor forma de celebrarlo que reuniendo a los "nuevos amigos" degustando el sabroso pescado a la brasa que ofrecen todos los restaurantes? Y musica, mucha música y regalos típicos de la tierra. Los chicos de la "cuadrilla" me han obsequiado con unas caretas que representan la unión de la pareja, (por cierto, aquí bastante inestable por no decir cambiante) y las chicas una camisa camerunesa; los voluntarios de la casa dos latas de pimientos del piquillo y una "cinta de la medida de la Virgen del Pilar"... 





...casualidades de la vida, mientras tomo una cerveza en un local cercano a la playa, aparece como un milagro los músicos tradicionales que antes comentaba. Son el grupo Mawanda que en su idioma quiere decir; "los amigos" que se unen a la fiesta con una ronda de cervezas. Entre trago y trago comentamos la posibilidad de grabar en ese momento una canción que a penas les suena: Quizás, quizás, quizás... ¡sigue la cerveza! La toco yo de nuevo con la guitarra... ¡siguen las cervezas!... Unas tímidas notas comienzan a surgir del xilófono, finalmente se convencen de que lo mejor será dejar plasmado nuestro ensayo y... surge ésto que muestro a continuación, tan vivo, tan espontáneo y tan bonito.






domingo, 19 de febrero de 2017

Anclados en el tiempo: los últimos pigmeos bagyelis

En la región más al sur de Camerún y junto a la frontera de Guinea Ecuatorial, se extiende un territorio habitado por el pueblo "Bagyeli", una de las etnias pigmeas que viven en Camerún; acorralados por multinacionales que se dedican a a la agricultura extensiva y a la construcción del un gran puerto proyectado por el Gobierno Camerunés, sobreviven a duras penas,  a pesar de la ayuda recibida de varias organizaciones incluida "AMBALA" para la que trabajo.



Acompañado de "Priscil" una enfermera de una etnia vecina de los "Baka", otra comunidad pigmea que habita tierras de Camerún y que hablan un idioma parecido al que hablan los Bagyelis. A primera hora de la mañana con un conductor experto tomamos el camino. A pesar de estar en temporada seca, un "camino" de barro con grandes charcos nos lleva hasta lo mas profundo de la selva que surca el Rio Lobé que desemboca al mar en forma de cascada como se ve en la imagen: 


Un enorme esplanada, ganada a la selva, contiene varias edificaciones de madera, una treintena de niños juegan en los alrededores. Rápidamente dejan de jugar se acercan al coche y a una orden del maestro se retiran a un aula unitaria que comparten niños de varias edades. Al parecer hacía unos tres meses que no se pasaba consulta. Armados de un maletín bastante completo y una caja con la medicación más utilizada, a cada niño se le hace una exploración general y unas preguntas que nos pueden orientar sobre los diagnósticos mas frecuentes en la comunidad. Se toma la temperatura a cada uno, puede ser  indicador en muchas ocasiones de malaria. En el caso de tener fiebre podemos hacer un test  instantáneo de diagnóstico y poner tratamiento en ese momento.



Terminada la consulta, pido permiso al maestro para hacer una foto de recuerdo, los niños se arremolinan a mi alrededor como por una orden militar.
Sabiendo que los Bagyeli son cazadores, pescadores y recolectores, me tienta la posiblidad de hablar con un cazador que pudiera venderme un antílope para poder probar su carne. Con la intervención de un encargado del colegio conseguimos ponernos en contacto con uno de los cazadores de la zona. El hombre trae el antílope y negociamos un precio que resulta ser de 5.000 Francos CFA (unos 8 euros). El aspecto es "curioso", por decir algo y el olor es poco atractivo, pero... ¡si ellos se lo comen!, ¿porqué no va a estar bueno?



La imagen muestra el aspecto del animal que parece momificado, estos antílopes viven en el interior de la selva y su tamaño es  como el de un cabrito. Para conservar la carne los abren por el dorso, los "empalizan" en una especie de cañizo y los ahuman. Solo me queda pedir la receta. Esta resulta ser como una carne de cordero o cabrito con verduras y cargada un poco de "Piment" que es la guindilla que aqui se emplea.



¡Excelente! La piel verdaderamente tiene un tacto especial como si fuera una corteza elástica a medio freir pero la carne tiene el sabor propio de las carnes rojas de caza..."siempre te quedas con la duda de si lo habrá mirado el veterinario" jejeje!

sábado, 11 de febrero de 2017

Sábado de lonja

No se debe pasar por Kribi sin hacer una visita a la "Lonja del pescado" de esta ciudad. Todos los sábados a las nueve arriban grupos de pescadores artesanos con sus típicas barcas de troncos y con sus capturas que, según comentan, cada vez también aquí, son mas escasas. Aún así llama la atención el aspecto tan saludable de la pesca que se muestra y el tamaño de las piezas. 


Otra cosa son las condiciones de manipulación del producto, por lo que se ve no parece que se apliquen las normas básicas del curso de manipulador de alimentos que se conoce en nuestra tierra, no hay mas que ver las fotos.




Sus capturas suelen ser: grandes barracudas, doradas, soles, capitanes, bars y carpes rougeEn un lateral de la lonja se encuentran varias mujeres ofreciendo las famosas gambas  
de la zona, "les crevettes"De hecho, el nombre de Camerún  
quiere decir "Tierra de camarones" se lo pusieron los primeros navegantes portugueses que llegaron a estas tierras por la abundancia de estos crustáceos.

  



                                


Cualquier particular puede comprar en la lonja. Un restaurante cercano te ofrece la posibilidad de asarlo en la barbacoa por 1500 francos CFA (3€). Si además sirvieran las cervezas frías como en España el cuadro seria perfecto pero, ¡no! con el calor que hace les da por tomarlas solo fresquitas y como dice mi compañero Iñaki las dos primeras no llegan al estomago, se quedan en las glándulas salivares. Es la observación de un traumatologo y mal que me pese, tengo que admitir que tiene razón. Opiniones como estas pueden abrir una interesante línea de investigación en la ciencia médica.


Mañana domingo nos recomiendan que no nos perdamos la misa de la catedral católica. Según parece, es un espectáculo de canto coral que como la lonja de pescado uno no puede perder cuando pasa por Kribi.... pero, eso sera motivo de otra entrada en el blog.