domingo, 12 de marzo de 2017

Cumpleaños a ritmo camerunés

Está claro para los que conocen al autor de este blog que siempre intento investigar sobre la música que me rodea en mis viajes y Camerún, como toda África, da para mucho en ese campo. En Kribi se encuentra música en vivo por todos lados, los mejores restaurantes de la ciudad amenizan sus cenas con música en directo.
El grupo de la imagen es fácil encontrarlo por las calles de Kribi, ofreciendo una música que mezcla ritmos cameruneses, cubanos y jamaicanos. Mención a parte merecen sus instrumentos que a excepción de la guitarra están construidos por ellos mismos: Xilófonos de maderas de Camerún y cajas de resonancia de calabazas y afinación perfecta.




Así pues no me ha sido difícil contactar con mis "colegas músicos", siempre abiertos a la llegada de nuevos ritmos, y comenzar a cantar con ellos canciones conocidas como: "Bésame" "Quizás, quizás, quizás" o "Veinte años"El que un blanco participe en la fiesta suele convertirse en un atractivo más y lo normal es que a los clientes o clientas que les gusta coloquen en la frente, a modo de quien pega un sello, un billete de 500 o 1000 francos (1 o 2 euros al cambio). Si es una mujer la que canta, no hay duda de donde poner el billete (suelen llevar escotes generosos), con lo que al final de la noche, al menos las cervezas salen gratis.


La imagen es de una fiesta en la playa de "La Lobé" junto a las famosas cascadas del rio del mismo nombre... Y justo el 2 de marzo me pilló en Camerún mi cumpleaños y, ¿que mejor forma de celebrarlo que reuniendo a los "nuevos amigos" degustando el sabroso pescado a la brasa que ofrecen todos los restaurantes? Y musica, mucha música y regalos típicos de la tierra. Los chicos de la "cuadrilla" me han obsequiado con unas caretas que representan la unión de la pareja, (por cierto, aquí bastante inestable por no decir cambiante) y las chicas una camisa camerunesa; los voluntarios de la casa dos latas de pimientos del piquillo y una "cinta de la medida de la Virgen del Pilar"... 





...casualidades de la vida, mientras tomo una cerveza en un local cercano a la playa, aparece como un milagro los músicos tradicionales que antes comentaba. Son el grupo Mawanda que en su idioma quiere decir; "los amigos" que se unen a la fiesta con una ronda de cervezas. Entre trago y trago comentamos la posibilidad de grabar en ese momento una canción que a penas les suena: Quizás, quizás, quizás... ¡sigue la cerveza! La toco yo de nuevo con la guitarra... ¡siguen las cervezas!... Unas tímidas notas comienzan a surgir del xilófono, finalmente se convencen de que lo mejor será dejar plasmado nuestro ensayo y... surge ésto que muestro a continuación, tan vivo, tan espontáneo y tan bonito.




video